miércoles, 30 de julio de 2014

Mi libros preferidos. Entrevista

El portal Mis libros preferidos, ha publicado la entrevista que me realizó hace unos dias.












No obstante visitar la Web, es muy interesante.  Pulsar aqui

domingo, 27 de julio de 2014

AL ACABAR EL OTOÑO

Esta novela de Sentimientos, optó al Concurso Literario del Lanzamiento de Nueva Editora Digital, de Argentina. Quedó entre las finalistas con una Mencion Especial. Ahora la Editorial la publica desde el dia 26 de Julio.


Mas informacion pulsando sobre la imagen de portada

o en mi  WEB OFICIAL

sábado, 26 de julio de 2014

VENGANZA Reserva de 1996

La 5ª novela de la Serie ROBERTO HC está a punto de salir a la venta. Edición impresa y edición digital en ePub.



Este es el Booktrailer:

jueves, 24 de julio de 2014

APUNTES DE BOUTROS # 01 Un hombre jubilado y enamorado.

Con la llegada del verano, ademas de regalarnos tiempo para el ocio, también acuden, como suele suceder el primer día del año nuevo, nuevos deseos y mejores intenciones. Tal vez por disponer de mas horas de luz y  mas tiempo. A mi me suele invitar a revisar en el baúl de los recuerdos y  releer algunos escritos que dejaron huella. 

Así, he redescubierto una serie de entrevistas, que con autorización de quienes respondieron, publiqué en otro Blog. Al leerlas he querido retomar aquella sana costumbre. Me permite escuchar a mi interlocutor y disfrutar a su lado de una estupenda raza de café, refresco o similar. Con la charla y anotaciones, las horas pasan sin advertirlas y mientras tanto me nutro de sus vivencias. Ellos, pues suelen ser hombres, también disfrutan de esos momentos, olvidando la soledad que les ahoga.

He decidido volver a publicarlas hasta conseguir contactar con alguno de mis entrevistados de entonces. Espero y confío en que os gusten.

ERA ASÍ DE TIERNA Y ENCANTADORA. #01

No vale luchar contra el destino, la providencia, o el influjo de algo fuera del contexto como ser humano. Al estar hechos, posiblemente con un alto porcentaje de defectos y un mínimo de virtudes, aquellos progresan a medida que el tiempo transcurre, mientras estas, solo nos permiten reconocer que nos hemos confundido. Ahora ha llegado el momento de  los recuerdos, para ocupar el espacio del deseo, o tal vez la ineludible necesidad de buscar la  felicidad no lograda hasta ahora y antes de iniciar el último tramo de la vida. Ese que me llevará indefectiblemente a enfrentarme con los fantasmas, del pasado, de la crítica, en realidad autocrítica, la desolación y sobre todo, de una cruel realidad no exenta de risas sarcásticas sancionadoras de decisiones que por equivocadas, motivaron mi actual situación convocando a otra carente de posibilidades de éxito.
Sería absurdo no reconocer que cualquier acción, hecho o desarrollo acaecido con anterioridad en mi vida, se ha concatenado con los sucedidos posteriormente. Todo tiene su nexo y razón de ser, aunque a veces deseche la reacción, simplemente porque no me gusta, o quizás, porque me habría agradado otro resultado más apetecible ahora, y acorde con el momento.

Partiendo pues de esa premisa, aceptación de los hechos por ser inamovibles, razón más que convincente, caben sin embargo elucubraciones adornadas de íntimos deseos, por la única razón de intentar conseguir in extremis, algo que me permita afrontar una muerte digna, creo que me la merezco.

No he matado, robado o levantado falsas acusaciones. He cumplido con mis obligaciones para con los demás, y a veces dado más de lo esperado. Tal vez no debería decirlo, pero si debo ser justo, solo recibiré a cambio de mis actos el resultado de los buenos. De lo contrario estaría con mi libertad limitada en alguna prisión. Pero no. No ha sido así, por mucho que analizo mi pasado, no acierto a comprender la razón que obliga al destino o la providencia, seguir cerrando las puertas de mi felicidad. No me ayudan, al contrario, cuando dejo en sus manos la sutileza de los hechos para llegar a Ella, solo recibo a cambio olvido. Me desespero y en ocasiones, al llegar la noche me quedo insomne.

Comprendo, razono, soy consecuente y realista. Posiblemente tenga importantes razones para negarse a verme, hablarme. Pero solo necesito escuchar su voz, incluso recibir de sus labios un definitivo ¡no!, aunque en mi fuero interno no lo deseo, pero la incertidumbre y duda, no saber porque no responde a mis periódicas peticiones, solo incrementan mi desesperación y acercan, con más dolor que alegría, el momento que en ocasiones estoy deseando,  ver aparecer a la Parca y viajar con ella. Pues la verdad, nada me importa ya.
Es difícil decirlo, he conseguido llegar  hasta una edad que no esperaba, y sin embargo vivir exento de felicidad, sustentándome únicamente con recuerdos, es algo que ya no puedo permitirme, rozaría la demencia.

Mantendré durante una corta temporada la misma situación que ahora. Mis intentos por conseguir verla. Espero lograrlo.  Mientras seguiré recordando momentos juntos, sus caricias, besos, su sonrisa, esa mirada, tan especial, esos ojos marrones tan preciosos, incluso cuando lloraba, era así de tierna y encantadora, era estar en la gloria.

Boutros acabó de hablar, le miré y añadió.

—Gracias por escucharme Anxo.
—A ti, por permitirme hacerlo. ¿Puedo incluirlo en mi Blog?
—Naturalmente, aunque no me gustaría que apareciera su auténtico nombre.
—Como prefieras. ¿Cómo quieres llamarla?
—Te parece bien, Celia.
—En realidad se parece mucho al autentico.
—Pues úsalo.
—Gracias. Y por favor, levanta ése ánimo.
—Lo intento, pero se me hace difícil ver amanecer cada día sin ella. Es demasiado duro, sabiendo que está ahí, al otro lado de la ciudad.
—Pero…
—Se lo que vas a proponerme, pero no puedo ni quiero dar un paso que pueda hacerla el mínimo daño.
—¿Lo intento por ti?
—No creo que surta efecto. Además he mandado suficientes mensajes como para que sepa de mí.
—¡Vamos! te invito a una copa, personalmente la necesito.
—¿Pondrás todo?
—No, hoy cuando llegue a casa, solo dibujaré los primeros párrafos, aunque tengo notas para muchos más días.
—¿Lo leeré?
—Antes de publicarlo. Lo haremos juntos frente a una taza de café de Colombia.
—Me gusta la idea. Pero hoy prefiero irme a casa.
—De acuerdo ….
—No, por favor omite también mi nombre.
—Como prefieras.
—Si, lo prefiero así.
—Espera, me gustaría preguntar algo antes de marcharte.
—Claro, adelante.
—¿Cómo te sientes?, me refiero a tus sentimientos.
—Mal. Debo estar en un proceso desconocido, tal vez los psicólogos sabrían responder con algún diagnóstico.
—¿ A qué te refieres?
—No lo sé. A las sensaciones que recorren mi espíritu cada momento.
—Explícate, por favor.
—Siempre fui una persona sensible. Las vivencias de los demás, sus reacciones ante momentos o situaciones críticas, como dolor, ansiedad, felicidad y otras muchas, si bien no las hacia propias, notaba que en cierta medida me afectaban.
—Eso está bien, demuestras tener sentimientos.
—Ya, eso lo sé, querido amigo Anxo, pero desde hace aproximadamente tres años, justo cuando inicié mi acercamiento a Ella, al conocer estaba en la ciudad, surgió una especie de sensibilidad manifiesta. La tengo como suele decirse a flor de piel. Cada situación reflejada en una película, una noticia, un encuentro familiar, un resultado deportivo y mil etcéteras, hacen de mí una especie de modulo donde situar las sensaciones de los demás. Yo diría que sufro lo que ellos, me afecta de manera especial. Creo que estoy rondando una especie de depresión, pues la mayoría de las ocasiones, solo tengo ganas de llorar. Una mañana me levanté contento pero pronto esa alegría se tornó en deseos de llorar, cuando al pasear por el barrio, vi el desprecio manifestado por unos jóvenes sobre un hombre anciano que les solicitaba un cigarrillo y estos se lo negaron burlonamente. El daño también me lo produjeron a mí, y desde luego en un momento, me vi en su lugar.
—Pero no es así, querido amigo. Disfrutas de una posición ciertamente holgada, económicamente me refiero.
—Desde luego, pero ya ves que no es suficiente. Estoy muy triste, creo que demasiado y ahora mi soledad y la falta de Ella, me hacen romper a llorar cuando nadie me ve.
—Venga, me tienes a mí, charlaremos cada vez que lo necesites. Tienes mi teléfono, además de vez en cuando te contaré mis cuitas, si me dejas, claro.
—Si te parece bien a ti, de acuerdo.
—Claro. Ahora debo irme.
—Hasta pronto.
—Sí, eso, hasta pronto.

Primer apunte de Confesiones de un hombre jubilado y aún enamorado.

© Anxo do Rego.
Todos los derechos reservados.   

miércoles, 23 de julio de 2014

¿Conoces a Roberto HC?

¿ Conoces a Roberto HC? ¿No ? Entonces es que no has leído algunas de las novelas que protagoniza.
Te daré alguna pista. Roberto HC es un policia. Inspector para mas señas, que inicia sus andanzas en  
 Doce casos en Madrid

(Novela editada en digital ePub- Descarga gratuita desde DESCARGAS ACTIVADAS
de la página  OS MEUS LIBROS)

donde investiga los primeros doce casos, extraños, encomendados por el comisario José Maria.

Acabados estos, y pendiente de su nombramiento como comisario, aborda el primero de los casos que investiga al frente de su comisaria. 

 Los Vagones del Miedo

(novela en edición impresa. Quedan ejemplares de la 1ª edición. Próxima publicación
de  la 2ª edición y también  digital  en ePub. Pueden pedirse ejemplares a través del formulario  contacto  )

Este caso es primordial en su carrera aunque difícil. Debe enfrentarse a una serie de asesinatos acaecidos en el suburbano de una ciudad tan populosa como Madrid. Viajar en el metropolitano se convierte en terror para los ciudadanos, pues es en los vagones donde se cometen los asesinatos.

Mas adelante uno de sus inspectores aborda una extraña investigación. Se enfrentan a un grave dilema presentado por un abogado quien sospecha que uno de sus clientes puede ser un asesino. y decide ponerlo en conocimiento del Inspector Dobles, responsable de homicidios de la comisaría de Roberto HC quien inicia la investigación.

 La Perdida del Tiempo

(Novela en edicion digital ePub. Descargable desde mi Web Oficial   )


El siguiente caso que aborda Roberto HC es la investigación de la muerte de un antiguo amigo ocurrido en Galicia. Las pesquisas se mezclan con los recuerdos y vivencias de Roberto HC sobre su vida en la ciudad de A Coruña.

 La Septima Runa

( Novela en edición digital PDF por el momento, descargable visitando mi página Oficial
Aproximadamente en Octubre de 2014 se publicará la edicion impresa y en ePub)

Las historias, investigaciones y avatares que le suceden a este singular policia, prosiguen, si bien he querido destacar los casos siguiendo el orden en que fueron escritos, a veces sucede que no van parejos con las publicaciones.

Asi pues inminentemente saldrá publicada la 5ª novela de la Serie en edición impresa y digital ( ePub)
 Venganza

( Novela publicada en edición impresa y digital ePub. Descargable y adquirida desde 
mi Web oficial dentro de unos dias. Pondré los enlaces correspondientes en un post)

Este caso es muy peculiar, dado que es Roberto HC quien sufre personalmente las acciones de un delincuente. No pienso poneros mas datos. Asi no tendreis mas remedio que descargar o comprar un ejemplar de esta trepidante novela. A quien le guste el vino y su forma de extraerlo de las uvas, no saldrá defraudado.

Siguen mas casos de éste singular policia, aun sin publicar o pendiente de hacerlo, pero eso será motivo de otro post a la vuelta del verano.



martes, 22 de julio de 2014

DOS PALOMAS BLANCAS

DOS PALOMAS BLANCAS

Ambos padres guardaron silencio. Un silencio denso que obligó al doctor a preguntarles si habían entendido sus palabras. La madre no pudo responder, su dolor era tan intenso que las órdenes recibidas del cerebro para hacerlo, fueron imposibles de cumplir. Continuó llorando. El padre sin embargo, sí pudo hacerlo. El suyo era mayor aún, se sentía culpable. Fue quien accedió a comprar a su hijo una tabla de snowboard, e insistió en que aprendiera a deslizarse por las laderas de Sierra Nevada.

—Hemos entendido sus explicaciones doctor. Disculpe a mi esposa. Luis, nuestro hijo, vino tarde a nuestras vidas, y desde entonces ha sido nuestra única razón de vivir.
—Lo siento. No pudimos hacer nada más por él ¿Son ustedes religiosos?
—No.
—Pues deberían. A veces rezar y enviar a Dios nuestro dolor, alcanza respuestas que sirven de consuelo.
—No es el momento para hablar de eso ¿no cree doctor? Le agradecemos sus esfuerzos para intentar sanar a nuestro hijo, pero de eso a recomendarnos rezar, va un abismo. Si cree en Dios, mejor para usted. Respeto su creencia pero le pido haga usted lo mismo con las nuestras. Sobrellevaremos como podamos esta desgracia. ¡Vámonos, Luisa! aquí nada más podemos hacer por nuestro hijo.

El doctor asintió con la cabeza y regresó a su despacho. Luis hijo, aunque vivo, continuó rodeado de cables, sondas y equipos de control en la UVI. Ambos padres volvieron a la planta, le observaron por unos minutos y regresaron a su hogar.

Durante dos meses le visitaron en el hospital hasta que salvado del peligro de morir, se encontraron con una dura realidad, jamás volvería a caminar, ni siquiera a sentarse con su propio esfuerzo. Su joven cuerpo solo podía mover los brazos, el resto, carente de sensibilidad permanecería estático. Solo con la ayuda de sus padres podría valerse para realizar las mínimas necesidades, ahora paralizadas.

Luis hijo, de dieciséis años, siempre fue una persona jovial, alegre, estudioso y capaz. Jamás provocó envidias ni ira en los demás. Ahora los amigos tendrían que ir a verle a su casa, aunque nunca más volvería a disfrutar con ellos como antes, su futuro se había roto en mil pedazos.

Durante el primer año de su vida tras el accidente, ocurrió lo que nunca apetece comprobar. Los amigos no son como parecen. Dejaron de visitarle. Comenzaron a ir cada día, luego espaciaron las visitas, hasta que un buen día no volvieron a visitarle. Únicamente una persona continuó haciéndolo. Amalia, una compañera del instituto, con cierta incapacidad física mantuvo la amistad con Luis.

Sus padres pese a no recibir asignación o ayuda alguna del Estado, por la incapacidad de Luis, debido a las alegadas reducciones presupuestarias, hicieron como cada padre, cuanto deben para facilitar a su hijo una vida digna, aunque ésta sea austera y carente de algunas necesidades.

Él, pese a su situación, se mantuvo alegre y jovial. Tal vez con sus palabras y constantes bromas, permitía a su madre seguir viviendo y con suerte, eliminar la tristeza que la dominaba constantemente. Consintieron en preparar una habitación para permitirle ver desde la cama, las cumbres de Sierra Nevada. Al principio se negaron, el hecho de ver el lugar donde tuvo el accidente y jamás volvería a pisar les echó atrás la idea, pero Luis se forzó lo suficiente para conseguirlo.

Por fin y sin necesidad de levantarse de la cama, sin que nadie le posara sobre una silla de ruedas, podía ver el horizonte y en él, no solo Sierra Nevada, también las nubes, el sol y sobre todo pájaros. Pájaros libres, volando, moviéndose de un lado a otro, posándose en la rama de un árbol. Acudiendo al nido que hiciera con su pareja llevando en sus picos, ramas, hojas y demás para conformarlo, donde nacieran sus crías.

Durante meses, día tras día, Amalia pasaba horas junto a Luis. Pertenecer al mismo curso en el instituto le permitió continuar con sus estudios, sin necesidad de acudir. Ella fue facilitándole apuntes que él corregía, aumentaba o disminuía. Juntos aprobaron el curso, pues consiguió que un equipo de profesores visitara a Luis y lo examinaran.

Sus padres consiguieron sobreponerse. Agradecían gustosos el bien que Amalia proporcionaba a Luis.

Cada día al acabar la jornada de estudio, ambos jóvenes se tomaban de la mano, se miraban a los ojos y soñaban. Miraban el horizonte y tras unos minutos, ver como dos palomas blancas se posaban en la ventana.

—Algún día volaremos como ellas —repetía Amalia cuantas veces sucedía.
—Algún día volaremos, no lo dudes —contestaba una y otra vez Luis.

Al acabar la frase, un intenso resplandor azul inundaba la habitación.

El tiempo pasó y sus corazones cada día parecían estar más unidos. Las caricias prodigadas por uno y otro, terminaban minutos antes de que la madre de Luis apareciera con la cena. Algunas noches ambos lo hacían juntos, otras Amalia, no sin el oportuno sinsabor, se despedía de Luis para regresar a su casa, junto a su hermano mayor, único miembro de la familia que no viajó en el coche aquel nefasto día del accidente. Era el momento de mirar con ternura a Luis y mientras le besaba en la mejilla, decía tenuemente, algún día volaremos como ellas y él con el mismo tono contestaba, algún día volaremos, no lo dudes. Sonreían cómplices. Luis estiraba su brazo izquierdo y enlazaba sus dedos con los de Amalia. El brazo de ella se iba retirando, y poco a poco el enlace iba desapareciendo con añoranza para esperar ansiosos el siguiente día.

El día en que Amalia dijo a Luis debía ingresar en la universidad para cursar estudios superiores, ninguno quiso admitirlo. Fundieron sus manos, se miraron a los ojos y se besaron como nunca antes lo habían hecho. Durante unos minutos el silencio fue el único dueño de la habitación con vistas a Sierra Nevada. Después.

—No quiero abandonarte Luis.
—Yo tampoco deseo que te marches. Eres mi paloma, mi vida, mi luz, mi esencia.
—¿Que podemos hacer?
—No te preocupes, lo tengo todo preparado.
—¿Cómo?
—Hace tiempo que he preguntado y nos lo han concedido. Imaginaba que tarde o temprano ocurriría algo que intentara separarnos.
—No comprendo.
—¿Recuerdas el resplandor azul? Pues han aceptado nuestra petición. Ya verás, solo tenemos que elegir el día.
—¿Para qué, Luis?
—Para ser libres. Tú no volverás a necesitar las prótesis de tus piernas para caminar, ni yo a alguien que me incorpore para realizar lo más necesario. Seremos completamente libres. Siempre estaremos juntos  ¿Me seguirás?
—Naturalmente.
—Entonces elijamos el día.
—Luego.
—No podemos despedirnos personalmente, ellos nos lo impedirían.
—Lo sé. ¿Entonces?
—Escribiremos unas notas.
—De acuerdo.

El día elegido fue el mismo en que los padres de Luis tuvieron que visitar a un familiar lejano.
—Amalia ¿Te importará llevarle a Luis el almuerzo?
—En absoluto. No se preocupen, yo me ocuparé de él.
—Gracias.

Ambos jóvenes quedaron solos en la casa. En el momento elegido, tomaron lápiz y papel y pusieron en ellos su despedida. En ambas notas firmaron Amalia y Luis.

Cuando los padres de Luis entraron en la habitación ocupada por Luis, no le encontraron, tampoco a Amalia. La ventana estaba abierta de par en par. La cama impecablemente hecha y sobre ella, dos notas escritas junto a un sobre, sujetas con dos pequeñas figuras de palomas blancas.

En las notas dirigidas a los padres de Luis, se explicaba con detalle, la decisión que ambos jóvenes habían tomado. La leyeron, y tal y como pedían, llamaron al hermano para que estuviera presente cuando abrieran y leyeran el contenido del sobre.

Transcurrida una hora, el hermano de Amalia llamaba a la puerta. Primero le dieron la nota que su hermana le dirigía. Más tarde los tres pasaron a la habitación de Luis y abrieron el sobre. Otra nota lo ocupaba. La madre se encargó de leerla.

Queridos padres y hermano:

No tengáis pena por nuestra desaparición. Nos vamos a ocupar el espacio que nos tienen reservado ellos en otro mundo. Un mundo sin prótesis para las piernas de Amalia. Un mundo donde no necesitaré de vosotros para asearme, vestirme y alimentarme. Ahora ella y yo, Amalia y Luis somos unos seres libres, podremos desplazarnos donde nos apetezca, sin miedo a nada ni nadie, donde nuestro futuro lo diseñemos nosotros, y nadie directa o indirectamente nos ponga cortapisas o impedimentos.

Lo sentimos por vosotros, pero no os aflijáis, estaremos junto a vosotros tantas veces como nos lo pida vuestro corazón. Os solicitamos que no derraméis una sola lágrima. Todo ha sido muy sencillo, solo tuvimos que pedirlo con fuerza al resplandor azul y nuestro deseo se convirtió en realidad.

Cada vez que veáis volar juntas dos palomas blancas no dejéis de mirarlas, hablarlas, y acariciarlas, no os extrañéis si sus picos se acercan a vuestras manos. Saber que somos nosotros. Os prometemos estar siempre juntos, el resplandor azul nos lo prometió y ayudó a ser lo que ahora somos. Volaremos desde donde estemos para posarnos en la ventana que nos dio la vida, donde vimos el horizonte que necesitábamos, el lugar donde viviremos felices. Con la misma felicidad que deseamos para nuestros hermano y padres

Con todo nuestro cariño Amalia y Luis.

Los tres adultos se miraron. Una mezcla de tristeza y nostalgia les invadió de inmediato. Desearon con suma fuerza volver a ver a aquellos dos jóvenes, sin embargo solo vieron a dos palomas blancas posarse en el poyato de la ventana.


© Anxo do Rego. Julio 2014

Todos los derechos reservados.

domingo, 20 de julio de 2014

LA CUPULA

Como ya sabeis quienes me seguis en este Blog, los dias 5 y 20 de cada mes, suelo publicar un relato para que lo descargueis y leais bien en Tablet, movil u ordenador. En esta ocasion el titulo es  LA CUPULA, una historia que si bien la he tildado de misterio, lo cierto es que se acerca mas a un relato de amor y odio con ciertas reminiscencias de misterio. Espero que os guste, y como siempre, aunque no me haceis caso, me gustaria recibir vuestra criticas y comentarios sobre el relato, por aquello de la vanidad que todo escritor tiene, o por modificar el estilo o la forma del relato. ¿Os animais a leer y comentar? Gracias.


 La Cupula

DESCARGA GRATIS
Edicion digital  en  ePub
Pulsa sobre la imagen de portada de La Cupula ,

 o sobre:


lunes, 14 de julio de 2014

EL BUZON

Quienes escribimos, sabemos que solo la musa que dirige nuestros dedos para plasmar cuanto viene a nuestra mente, en ocasiones desaparece, en otras acumula ideas que sin embargo no nos da tiempo a escribir. Por eso cuando la mia, mi musa, aporta ideas, no tengo mas remedio que ponerme frente a la pantalla del ordenador y desarrollar la  facilitada. Hoy quiero ofreceros un curioso relato corto con el titulo  EL BUZON.

El Buzón

Llevó varios días observándolo. Antes no estaba, lo sé porque en varias ocasiones, he tenido que caminar hasta la estafeta de correos para echar alguna carta, de esas que no tienes más remedio que timbrar. Han debido colocarlo recientemente. Es cierto que no paseo mucho por esa calle, aunque suelo fijarme en todo aquello que me rodea. Soy un ser bastante observador, por eso sé que el buzón pintado de ese color, no estaba colocado ahí.
Es muy raro, sobre todo por el color. Hoy ha sido el primer día en comprobar la variación del color primigenio. Hace tres le observé fulgurante, luminoso, como orgulloso de su color verde, sinónimo de esperanza.
Es distinto y extraño a la vez. Los buzones normales, aquellos que sitúa el organismo de Correos, tienen sobre la ranura para echar los envíos, una visera que ha de levantarse para introducir los sobres. Cae tan pronto lo introduces. Este no es así, parece que la ranura estuviera mal colocada respecto a los ordinarios.
Ha transcurrido una semana y el buzón ha cambiado de color. Cada vez que lo veo está más oscuro, hoy tiene un verde más triste y apagado.
Debe ocurrir algo importante, al pasar cerca he visto que un grupo de personas lo rodeaban y ocultaban a mi vista. Me acerco para comprobar que sucede.
—¿Qué ocurre? —pregunto a la persona más cercana.
—El buzón ha debido estropearse o cansarse.
—¿Cansarse de qué? —vuelvo a preguntar.
—De cumplir con su cometido.
—No entiendo. ¿Puede explicármelo?
—Es muy largo de contar, ni yo mismo lo entiendo, pero así ha sucedido.
—Por favor no amplíe más el misterio y dígame que ocurre.
—Hace dos meses, un hombre de cabello cano con un uniforme verde, anduvo preguntando a las gentes del barrio. Gentes repletas de pobreza, faltas de horizonte, carentes de esperanza. Dijo que anotaría en un cuaderno cada una de sus esperanzas y que muy pronto se verían cumplidas. Nadie le hizo caso, todos, y me incluyo también, creímos que el anciano estaba ido, o tal vez disminuido mentalmente. No lo tuvimos en cuenta. Hace un par de semanas apareció de nuevo, vestido con el mismo uniforme de color verde, señalándonos que colocaría un buzón del que recibiríamos respuesta a nuestras esperanzas. Al parecer dijo: Solo tenéis que acercaros al buzón, poner una mano sobre la parte superior y al cabo de un momento saldrá por la ranura un sobre, también de color verde, con las instrucciones a seguir para satisfacer vuestras necesidades más perentorias.
    Tampoco en esta ocasión le creímos. Nos parecía la broma de un anciano poco razonable. Sin embargo recientemente una mujer anciana, sola, sin familia, con problemas económicos y de salud, sus piernas no le permiten caminar con cierta ligereza, se acercó al buzón y apoyó una de sus manos sobre la parte superior a modo de descanso. Esperó así durante un rato y al poco tiempo un sobre de color verde salió por la ranura para caer a sus pies. Lo recogió del suelo. Su nombre aparecía escrito en él. Pensó que debía abrirlo y lo hizo. Sacó una hoja escrita y un sobre pequeño cerrado. La nota le señalaba que un sobrino, hijo de su fallecido hermano, regresaba a la ciudad desde América, con su esposa y sus tres hijos, con la intención de quedarse a vivir con ella. El sobre contenía billetes, con una cantidad suficiente para eliminar sus necesidades más prioritarias. Al parecer tuvo lo suficiente para comprar alimentos para la familia que llegó dos días después.
—¿Y eso es todo? —pregunté.
—Eso no es todo. Alguien escucho la historia de la mujer y acudió al buzón. De distinta manera pero con resultado positivo, expulsó un sobre y resolvió sus necesidades. Más tarde otra persona hizo lo mismo, y luego otra. Claro que a medida que la gente acudía al buzón, fue cambiando de color, de claro a más oscuro. Hoy la mayoría de incrédulos como nosotros, hemos empezado a creer en el buzón y sus soluciones, solo que al parecer hemos llegado tarde. Además el egoísmo ha hecho que muchas fueran las manos posadas sobre él, y no ha dado respuesta a nadie.
—¿Sabe el número de personas que han acudido al buzón estos días?
—No, pero sí que ha sido bastantes.
—Tal vez haya agotado sus respuestas.
—Es posible.

Nos hemos despedido. Él ha abandonado el lugar. Yo sin embargo me he quedado observando al grupo que rodea el buzón verde. Una hora después todos se han marchado haciendo comentarios despreciativos y absurdos. Algunos soeces más que lamentables. Al cabo de unos minutos también he abandonado el lugar.

Han pasado tres semanas y paseando por las callejuelas cercanas al parque, muy cerca del rio, he visto a un anciano con el cabelle cano, vestido con una especie de uniforme verde. He seguido sus pasos y visto como se paraba a conversar con la gente humilde que vive en esa zona de la ciudad.

Hoy he vuelto al mismo lugar y descubierto otro buzón fulgurante, luminoso, como orgulloso de su color verde, sinónimo de esperanza y a un joven maltratado por la vida recostar su mano sobre la parte superior del buzón. Algo ha salido por la ranura. No he querido esperar a que lo recoja, supongo que será una solución a cuanto necesita.

© Anxo do Rego. 2014
Todos los derechos reservados.





domingo, 13 de julio de 2014

LA NUEVA DICTADURA

LA NUEVA DICTADURA.

Aunque pese a muchos, nuestro país está bajo una dictadura apoyada en el derecho que proporciona el sistema democrático.

Desde luego es mi opinión personal y particular, pero quien en estos momentos de Julio 2014, gobierna el país, no da otra impresión y si muestras de ello. Baste leer los recientes titulares de prensa, radio y televisión:

La Cámara Baja ha votado hoy la convalidación 'decreto ómnibus', que modifica 26 leyes en vigor, entre ellas de la gestión del Registro Civil. El Gobierno cree que afianzará la recuperación, pero la oposición se ha opuesto en bloque. Finalmente, se ha aprobado con los 180 votos del PP en el pleno del Congreso.
Todos los grupos han acusado al Gobierno de socavar las funciones del Parlamento con la presentación de un decreto tan amplio que les impide debatir a fondo sobre medidas tan importantes como la privatización de AENA, la puesta en marcha de la Garantía Juvenil o los incentivos fiscales para los autónomos.
Aunque las frases, más o menos acertadas, de miembros del gobierno, periodistas, tertulianos y otros seres, claros seguidores de la filosofía rajoyista, antes llamada franquista, son meras manifestaciones reflejo unánime muy similar al usado por el ministro de propaganda de la Alemania nacionalsocialista, no es menos cierto que han sustraído al Parlamento, máximo representante del pueblo, la posibilidad de escuchar y discutir las opiniones de tal Decreto Ley encierra y modifica. Por otro lado tan necesarias y el mismo o más derecho de quienes lo dictan.

Convendría pues conocer algunos antecedentes, posiblemente donde éste señor, a la sazón Presidente del Consejo de Ministros y de todos los ciudadanos de éste país, al menos así debería ser, se vea reflejado. Si bien no nos ha ofrecido un Golpe de Estado tal y como lo conocemos en la historia reciente, es cierto que maneja a su antojo las instituciones sirviéndose de ellas para domeñar a millones de ciudadanos, para modificar a su antojo y el de la clase económica y empresarial dominante, y ajustarse a lo que el Real Diccionario de la Lengua define como dictadura,

 (Del lat. dictatūra).
1. f. Dignidad y cargo de dictador.
2. f. Tiempo que dura.
3. f. Gobierno que, bajo condiciones excepcionales, prescinde de una parte, mayor o menor, del ordenamiento jurídico para ejercer la autoridad en un país.
4. f. Gobierno que en un país impone su autoridad violando la legislación anteriormente vigente.
5. f. País con esta forma de gobierno.
6. f. Predominio, fuerza dominante.

A su vista, es mi deseo exponer aquí, los antecedentes donde el actual presidente ha debido mirar.

1        1.    Dictadura de Primo de Rivera (1923-1930)
El 13 de septiembre de 1923 el Capitán General de Cataluña, Miguel Primo de Rivera se subleva contra el Gobierno y da un golpe de Estado con el apoyo de la mayoría de las unidades militares. Ante la crisis del sistema monárquico, tensiones nacionalistas y unos partidos políticos incapaces de afrontar un verdadero régimen democrático.

      2.     "Dictablanda" del general Berenguer (1930-1931)
Tras la crisis económica de 1927 acentuada en 1929, la violenta represión de obreros e intelectuales y la falta de sintonía entre la burguesía y la dictadura, la monarquía, cómplice, será el objeto en cuestión a partir de la unión de toda la oposición en agosto de 1930 en el llamado Pacto de San Sebastián. Los gobiernos de Dámaso Berenguer, denominado la dictablanda, y de Juan Bautista Aznar-Cabañas, no harán otra cosa que alargar la decadencia. Tras las elecciones municipales de 1931, el 14 de abril se proclama la Segunda República, dando así fin a la restauración borbónica en España.

      3.  Dictadura de Francisco Franco (1939-1975).
Supongo que no hace falta exponer los motivos y razones esgrimidas, tropelías, abusos de poder, eliminación de derechos de los ciudadanos y crímenes, realizados por el gran dictador y sus adláteres.

Hoy está más que claro, vivimos en la época de

4    4.   Dictadura de Mariano Rajoy (2011-2015)

Tal vez mi exposición no sea todo lo prudente que estos tiempos merecen, pues la Ley Mordaza que a punto está de ser aprobada por éste mismo gobierno, quizás me arrebate la libertad de expresar mi personal criterio y pensamiento. De todas formas aquí queda.

©Anxo do Rego. Julio 2014
Todos los derechos reservados.





viernes, 11 de julio de 2014

Descargas gratuitas

Os recuerdo a quienes todavía no lo habeis hecho, que en la Web:


teneis algunas de mis publicaciones en edición digital ePub, para descargar gratuitamente hasta la fecha de vencimiento de su activación señalada en el pie de la imagen en el apartado





Acción: Pulsar sobre la imagen, se abrirá en vuestro ordenador, tablet o móvil, la correspondiente carpeta donde guardar el archivo ePub.

En la primera página las portadas y la fecha en que se publicarán las siguientes.

No dejéis de visitarla, y  despumes de leerlas os gusten o no, seria de agradecer vuestro comentario en este blog. 

martes, 8 de julio de 2014

DOS JORNADAS DELICIOSAS. Apuntes del Diario de un Madrileño en Graná #008

DOS JORNADAS DELICIOSAS.
Apuntes del Diario de un madrileño en Grana #008

Desde que vivo en Granada no había tenido unas jornadas más, como diría, ¿satisfactorias? ¡No!, tal vez deba decir, completas, o quizás, repletas de sensaciones.

Cuantos me rodean, familia, allegados, amigos y conocidos, forman parte de ese mundo tan maravilloso al que pertenecen o han pertenecido, el del campo y amantes de él.

En el tiempo que llevo, he tenido que escuchar numerosos apelativos al referirse a mi desconocimiento de diversas materias, que solo dominan quienes, como he dicho, han pasado, pasan y posiblemente pasen, viviendo y disfrutando del campo. Me han dicho señorito de ciudad, pijo madrileño, paleto de ciudad, etc. etc. No me ofendo, al contrario, de alguna manera definen mi relación con la ciudad donde he vivido hasta hace unos años, Madrid, aunque tuve numerosos paréntesis, A Coruña, Santander, Toledo, etc.

Pese a que siempre me ha gustado vivir alejado de la ciudad, por aquello del agobio, prisas, tráfico, contaminación, falta de humanidad,  frente a tranquilidad, sosiego, paseo tranquilo, aromas a flores, plantas y árboles, y sobre todo, cruzar y ver cada día las mismas gentes. El quiosquero a quien de cuando en cuando compras prensa, o alguna revista. El peluquero, con quien cruzo, en realidad escucho atentamente, sus aventuras con los tomates, pepinos, cebollas; por cierto más que exquisitas, dulces y jugosas; cerezas en este tiempo, sin olvidar sus amplios y estupendos comentarios sobre hongos y setas, y sobre todo su petición de acompañarle en la recogida al llegar el tiempo. De él recibo más de una invitación para acompañarle a las "hortalizas", como suelen decir por estos lares al pequeño o gran terreno donde cultivan todo tipo de verduras y frutas.

Con cierta frecuencia suelo visitar un pueblo denominado La Peza, a unos kilómetros de la capital, en las estribaciones de Sierra Nevada, cerca de Guadix; lo cito para posicionamiento geográfico; allí aprendo a conocer las nogueras o nogales, almendro, manzano, peral, etc. Pero sobre todo los nombres y referencias, los platos, guisos y preparaciones. Concretamente el domingo pasado disfruté almorzando como suelen hacerlo en los cortijos de la zona, unas suntuosas gachas preparadas en una perola.

Jamás las había tomado así. Recuerdo las que hacia mi abuela con harina de almortas, pero muy distintas a estas preparadas por la Tita Gracia. De harina de trigo y maíz y su caldo hecho con pimientos rojos secos y ajos. Acompañadas de pimientos rojos secos fritos (exquisitos), pimientos verdes asados y fritos, tocino o panceta, boquerones y bacalaillas. Todo un manjar, y pese a la aparente pesadez estomacal, nada de nada, ausente en su totalidad. Eso sí me dijeron que no probara el agua, ya que hacerlo supone empanzarse.

Después del regreso a casa y a punto de iniciar una nueva jornada, la del lunes, me encuentro con la invitación de unos amigos. Manuela y Amador. Estupendas gentes que se hacen querer, y precisamente porque ellos despiden aromas de amistad y cariño. Viven en Otura, donde la tranquilidad es obligatoria, y se divisan las cumbres de la gran Sierra Nevada.

Si ellos rezuman amistad y cariño, sus mascotas deben respirar los mismos sentimientos. Un viejo perro se arrima para que lo acaricie y ya no se separa de mi lado en toda la tarde.

En el terreno circundante a la casa, tienen "hortaliza" y "frutales". Ciruelas y manzanos que observan cómo crecen los pimientos a sus pies.

¿Qué, nos vamos ya? oigo decir a Amador. Debemos recoger unos cuantos kilos de patatas. ¡Vamos!

El cortijo se encuentra en Dilar. Una coqueta casa preside el amplio terreno donde se asientan más de una hortaliza, regadas por unas acequias de agua limpia, fresca y cristalina.
Tiene una zona esperando a que se retiren patatas. Esas rojas de carne blanca, sabrosas si las fríes, y tiernas si las cueces junto a una verdura. Antes de ponernos manos a la obra, he querido disfrutar de unas brevas, sabrosas y grandes, antes de que los pájaros den cuenta de ellas.
Y como no, de un verdadero manjar, unas ciruelas rojas maduras, carnosas y sabrosas. Hacía mucho, mucho tiempo que no apreciaba el verdadero sabor de la fruta recién cortada del árbol. No hay comparación posible.

He tirado algunas fotos antes de que mi desacostumbrado cuerpo, se niegue a realizar cualquier otro movimiento. Después con la azadilla, picando en el fondo del surco, para no romper el tubérculo. He recogido la patata ya sacada, y empujado la carretilla repleta con 25 o 30 kilos para llevarla al depósito. Agacharte una y otra vez, y no estar acostumbrado, suele tener como resultado un singular malestar llamado agujetas. Como así ha sido. Hoy, y cuando escribo esto, resulta incómodo cualquier movimiento, todos los músculos están cansados.

Pero lo más bonito de la jornada, ha sido cuando el sol se ha ocultado y nos ha permitido contemplar su reflejo por el oeste, dorado primero y rojizo después, como saludo enamorado a la luna. El rumor de las acequias de agua a nuestro alrededor es estupendo si además respiras silencio y aromas de flores y plantas.

Un inicial refrigerio se ha convertido en una amplia cena de carne a la parrilla. Como el cortijo no tiene luz eléctrica, nos hemos alumbrado inicialmente con un candil de aceite, aunque más tarde no ha sido necesario, pues la luna nos ha iluminado a la perfección.
Beber agua de la zona, según dicen de la laguna de las Yeguas de Sierra Nevada, es insaciable, rica, fresca, y tan buena o más que la de Lanjarón.

En fin, poco más puedo contaros de estas dos jornadas deliciosas, solo un deseo, esperar a que vuelvan a repetirse.

Pese a las agujetas y el cansancio, por esa cruel falta de práctica de trabajar en el campo, resulta más que satisfactoria, pues el corazón lo tengo henchido de alegría y cariño por el campo y los amigos que me invitan a disfrutar de su compañía.






© Anxo do Rego. Julio 2014
Todo los derechos reservados.