viernes, 29 de agosto de 2014

Sentimientos

Novelas y relatos cortos publicados, cuya principal razón es refrendar el único sentimiento que cada persona define de diferente manera, el amor a otra persona.



Mas información, detalles y fragmentos en mis Webs



jueves, 28 de agosto de 2014

Ciencia Ficción


Novelas publicadas hasta el momento de éste género.

Mas informacion en mi Web Oficial 

miércoles, 27 de agosto de 2014

NOVELA HISTORICA

Mi empeño en la novela histórica sobre los personajes que mas me llamaron la atencion en la epoca en que asistia a la escuela. Almanzor, Viriato. Despues mi amor por Galicia, Breoghan, creador de Brigantia (A Coruña) cidade na que deixei parte do meu corazón. E da que teño saudade moi dificil de eliminar.




Mas informacion y detalles en




martes, 26 de agosto de 2014

lunes, 25 de agosto de 2014

Novela Negra. Serie Roberto HC

Novela publicadas hasta Agosto 2014 de mi serie de novela negra ROBERTO HC.

Mas informacion, detalles, compras y descargas, sinopsis, lectura de los primeros capitulos

en


sábado, 23 de agosto de 2014

El CANALON. Relato corto inédito

El canalón.

Este verano, un día por la mañana caminaba por la acera. A la altura del cruce con otra calle, al pasar frente a la salida de un canalón, un gran chorro de agua y hojas comenzaron a mojar mis pies. Miré hacia arriba por curiosidad y si bien no vi a nadie, si oí con claridad que alguien en la terraza del edificio de dos alturas, se ocupaba de regar sus plantas y tal vez el suelo para mantenerlo fresco y limpio, dados los calores que soportamos.

Cada mañana paso por el mismo lugar y casi a la misma hora, de modo que tengo oportunidad de comprobar la rutina o ritual que esa persona, quien sea, realiza cada mañana. Ahora procuro retirarme para que mis zapatos no se mojen de agua o manchen de hojas.

Durante más de quince días ha venido sucediendo lo mismo, y casi siempre miro hacia arriba con la única pretensión de conocer a esa persona, desconozco si hombre o mujer, tan preocupada por la limpieza de su terraza.

Hace dos días, al pasar escuché una discusión y segundos después un grito apagado. Me paré preocupado por cuanto escuché. Esperé unos segundos y comencé a oír como cada mañana, el ruido del agua bajar por el canalón hacia la calle. Me retiré para no mojar mis zapatos. En esta ocasión, además de hojas, el agua resbalaba tintada de rojo. No le di importancia, por supuesto desconocía la floresta de aquella terraza.

Al día siguiente pasé de nuevo, pero esta vez no sucedió lo que tantas veces, el canalón no ofreció hojas ni agua. Dos días después leí en prensa una noticia que hacía referencia al suceso acaecido en mi barrio, concretamente en el edificio del canalón. Decía, la policía solicita ayuda de los ciudadanos para encontrar a una mujer que según el vecindario, ha desaparecido. Al parecer recibía maltrato físico de su marido, aunque no se le ha podido localizar para comprobar estos extremos. No existen denuncias por parte de la esposa.

Tres días después y sobre el mismo tema apareció la siguiente nota: La policía busca a la mujer que al parecer sufría maltratos de su esposo. En la investigación iniciada se ha descubierto el cadáver del supuesto maltratador en un armario en una esquina de la terraza. Su cuerpo estaba cubierto con una manta, y sin duda alguna le acuchillaron más de diez veces. Su muerte se produjo al desangrarse por las heridas recibidas.

Hoy cuando paso por el edificio, a la altura de canalón espero a que caigan agua y hojas, pero no sucede. Deseo y confío en que ella, posiblemente la persona que regaba, estará haciéndolo en otro lugar, lejos del maltrato y tal vez disfrutando de su tranquilidad merecida.

© Anxo do Rego. Agosto 2014
Todos los derechos reservados.



VENGANZA Reserva de 1996, ya está publicada.

¡Si! ya está publicada la 5ª novela de la serie ROBERTO HC. En rústica sin solapas. 300 páginas donde este singular policía madrileño y su valedor a la vez que amigo, Jose Maria, Director General de la Policía, han sido invitados por una importante bodega de La Rioja para asistir a todo el proceso de vendimia.

Durante una visita a las instalaciones, otro invitado desaparece. Roberto HC se brinda para ayudar a la policía del lugar, momento en el que también desaparece. Las investigaciones prosiguen tanto por la policía de Logroño como por inspectores de la comisaria que dirige Roberto en Madrid. Juntos tratan de desentrañar el misterio de las retenciones. Unos crímenes envuelven la codicia de un hombre sin escrúpulos.

Si te interesa leer los primeros capítulos, comprar varios ejemplares (deseable) o leer la edición digital, entra en la página VENGANZA Reserva de 1996


 Imagen Venganza

Editada por:

ArtGerust Ediciones



miércoles, 20 de agosto de 2014

HOTEL A 5 kms. Relato corto de misterio

Romper la costumbre de preparar un viaje concienzudamente, puede traer consecuencias nefastas. Compruebalo leyendo este relato corto.

 Hotel a 5 kms

Descarga gratis visitando la Web


lunes, 18 de agosto de 2014

MASCOTAS

Mascotas.

Hasta hace unos días en casa solo había una mascota. Una gata de pelo negro, con más de diez años, que según los especialistas en este tipo de animales, equivale aproximadamente a ochenta o noventa años de un ser humano. Quiere decir que ya es bastante mayor.

Personalmente no me he llevado nunca bien con los felinos. Tengo amigos que disfrutan de su compañía. Yo los rechazo, y ellos lo saben. Me refiero a los gatos. Siempre me han parecido unos animales egoístas, individualistas y demasiado orgullosos. En realidad nunca me han llamado la atención, como se suele decir, no me dicen nada, tal vez por eso no he sentido la tentación de tener uno como mascota.

Hace tiempo leí una referencia que me gustó. Decía: Un perro mira a un humano y piensa de él. Me da de comer, agua y un refugio para las inclemencias, debe ser un dios. El gato comenta, me da de comer, me pone agua fresca y un refugio para las inclemencias, debo ser un dios para él.

Siempre me han parecido tigres diminutos. Con muy mala sangre, en realidad con ganas de ella. Son animales nocturnos y más de una ocasión cuando me levanto necesitado de beber agua, al recorrer el espacio entre el dormitorio y el frigorífico, suelo tropezar con el gato, que al ver mejor que yo, espera a que le roce, pise su cola, o me lo lleve por delante, para sacar sus garras y arañarme.

He observado sin embargo que quien tiene un gato como mascota, parece estar hipnotizado por el animal y como se te ocurra decir algo negativo sobre ella, replican con aquello de, pues son animales muy limpios, no es preciso sacarles a pasear, no molestan, se mueven por muebles, repisas y estanterías sin romper absolutamente nada, y sobre todo, es muy cariñoso.

¡Caray! cuantas cosas hace un gato. Un animal tan egoísta, que si le acaricias más de lo debido, o calculado por él según su criterio, estás expuesto a que te de un zarpazo.

Cierto es que como no los soporto, tampoco paso mucho tiempo con ellos. Solo los observo y ni siquiera acaricio. Tengo más de una señal por pisarlos, y no precisamente con intención.

Un verano, hace tiempo, visité a unos amigos poseídos o dominados por una gata blanca. Disfrutaba junto a Jose, el amigo, de una grata y calurosa tarde, sentados en la terraza de un séptimo piso, con un cubo de cinc lleno de agua, sal gorda, mucho hielo y por supuesto unas estupendas, amargas y refrescantes latas de cerveza. Charlábamos y escuchábamos música mientras deleitábamos nuestro paladar con cerveza. En un determinado momento la diosa gata blanca, se arrimó a mí por la espalda y sin pedírselo, comenzó a escalarla. Sabría el otro dios con que intención. No quise echar mano de ella, pues sabía que algún colmillo podría clavarme, por lo que con suficiente paciencia y dolor, dadas sus uñas clavadas en mi espalda, pedí a mi amigo la cogiera antes de que la agarrara por el pescuezo y la lanzara desde la séptima planta al vacío.

No temas le dije, de los gatos se dice que tienen siete vidas y mi lanzamiento solo le quitará una. Creo que aun continúan en mi espalda las señales de aquellas uñas.

Hoy pasado el tiempo en casa hay una gata, de pelo negro. Ahora en verano va soltándolos por doquier. El rincón donde se acuesta por la noche tiene una capa ingente de sus negros pelos, que deshecha dado el agosteño calor.

Personalmente no me ocupo de ella, pero recientemente me sigue cada vez que me acerco a la cocina. Maúlla lastimeramente hasta que advierto su petición. Se roza con mis piernas, curva su lomo y espera a que pase mi mano sobre él, hasta llegar a su cabeza. Espera a que la rasque tanto la testuz como los laterales de su mandíbula. Debo estar pendiente de sus movimientos, pues si me paso de caricias se revuelve y lanza su pata delantera derecha a lo primero y más cercano de mi cuerpo. Luego la ofrezco una cucharada del contenido de un sobre con alimento especifico, cubierto de gelatina mas como una golosina.

Iluso de mí, pensé que había conectado con el felino, pero no, no era la razón de su constante maullar ante mi presencia cercana al frigorífico, donde guardo la bolsa con su comida especial. El motivo de su petición no era otro que, por desconocer sus deseos, olvidé mirar el comedero de su pienso y no advertí que seguía igual de contenido desde hacía más de una semana.

Pobre animal. Resulta que dada su longeva edad, equivalente a 80 o 90 años, ha perdido parte de su dentadura, o sus dientes no soportan masticar el pienso endurecido. Como consecuencia de ello ha venido adelgazando hasta el extremo de señalársele los cuartos traseros ostensiblemente.

Así pues, la golosina que creí me pedía, no era más que una llamada de auxilio dado el hambre que padecía. De ahí que cada entrada en la cocina, era su alarma para solicitar le pusiera comida blanda, apetecible, aromática y sobre todo para poder alimentarse sin que sus dientes sufrieran.

En el primer párrafo decía: Hasta hace unos días en casa solo había una mascota. Pues sí, había. Ahora me encuentro con la cesión temporal de un cachorro de bóxer, y claro, el enfrentamiento entre las dos mascotas es obvio. La gata por la irrupción de un extraño y opositor en su territorio, la del can por su actividad juguetona. Ella ha aumentado su petición de caricias, pero creo que en esta ocasión, no es por hambre, sino por recibir menos atenciones, esas que ahora dedico el can, el amigo del hombre por excelencia.

Sin que me sigan gustando los felinos, creo que ahora los entiendo un poco más.

© Anxo do Rego. Agosto 2014
Todos los derechos reservados. 

Serie ROBERTO HC. Novelas publicadas

Novelas publicadas hasta a esta fecha, de la serie ROBERTO HC. Para mas información visitar mi Web Oficial pulsando aquí



















jueves, 14 de agosto de 2014

EL VIAJE DEFINITIVO

Esta novela de ciencia ficción, que publicaré en la segunda quincena de Septiembre, o primeros días de Octubre, es la primera de la Saga CRÓNICAS DESDE LA LUNA.

EL VIAJE DEFINITIVO, relata el inicio de una gran aventura.

El Grupo Octavo, formado por cuatro mujeres y cuatro hombres con un elevado coeficiente intelectual, son elegidos por un Profesor de Literatura que se convierte en su tutor.

Desconocen la razón. Sin embargo sucede algo que les obliga a dejar sus respectivos trabajos para ocuparse de una importante misión.

Una vez cumplida, se inicia otra con......


                        PRIMERAS CRONICAS 







Esta novela, segunda de la Saga, recoge las crónicas del Grupo Octavo.

Pero el resto de contenido queda reservado para
mas adelante.

Espero que leais la primera.

Mas información en mi Web Oficial 

miércoles, 6 de agosto de 2014

RUIDOS Y SILENCIOS. Relato corto

Nacer con un don especial, oir cada ruido y sonido no es suficiente para conseguir la felicidad.

No dejes de leer este relato corto. Descargalo en edición digital ePub  gratuitamente.

 Ruidos y Silencios
Pulsa sobre la imagen
o

en el siguiente link  OS MEUS LIBROS


sábado, 2 de agosto de 2014

LA PIEL TIENE MEMORIA. Relato Corto.

LA PIEL TIENE MEMORIA


Hace tiempo leí unos comentarios realizados por dos dermatólogos. Ambos señalaban sin ningún género de dudas, que la piel tiene memoria. Por supuesto sus comentarios iban destinados a prevenir los efectos derivados de exponerla durante mucho tiempo a los rayos solares.

Durante mucho tiempo he venido preguntándome, a que será debido esa memoria. Por fin ayer lo descubrí.

En mis diarios paseos, ahora que hace calor, suelo vestir con camisas de manga corta. Eso provoca que mis brazos y manos reciban los rayos de sol, y con ello mi piel vaya tostándose. Por supuesto no sin dejar una marca, la de una correa que sujeta un reloj a mi muñeca. Así pues al llegar a casa y deshacerme del controlador del tiempo, veo una franja blanquecina ajena a los rayos uva.

Pero no. No es ese el descubrimiento. Me explicaré. Al llegar a una plaza durante mi paseo, encontré un grupo de puestos o tenderetes donde se vendían manualidades realizadas por artesanos en diferentes campos y géneros. Opté por acercarme y disfrutar de los objetos expuestos. Los mostradores estaban llenos y la gente como yo, mirando y preguntando precios de algunos. El tiempo fue llevándome a cada uno de los puestos. Llegué a uno donde tenían a la vista diversos objetos realizados en arcilla. Cerámica de fino diseño y numerosos matices. Uno de ellos me recordó a un obsequio, que hace bastantes años, hice a una persona muy querida.

Me acerqué para verlo con más detenimiento. Lo hice atravesando un estrecho pasillo dejado por dos mujeres, que también observaban la cerámica expuesta. Puse mi cuerpo de lado, en un intento de pasar por el estrecho paso. Pude entrar no sin rozar a una de ellas con mi brazo. De inmediato noté una extraña sensación. A mi mente comenzaron a fluir recuerdos archivados desde hacía más de treinta años, fecha en que hice aquel regalo similar al que pretendía observar detenidamente.

Pedí el objeto al artesano. Lo sostuve un momento en mis manos. Sin embargo los recuerdos eran cada vez más fuertes e insistentes. Lo devolví al ceramista y me pregunté la razón de aquel volcán de recuerdos. Desconozco el motivo, pero creo que en aquel momento vino a mi mente el artículo leído de los dos dermatólogos sobre la memoria de la piel. Si era verdad que la tenía, pensé, supongo que la mía ha debido recordar algo cuando he rozado a esa mujer.

Con urgencia y desasosiego miré a mí alrededor intentando encontrar a esa mujer. No la vi. Recorrí como un jabalí herido, todos los puestos. Nada, no tuve suerte. Así me mantuve durante más de una hora. Mientras lo hacía mi cerebro no se cansaba de enviar imágenes de aquel entonces. La vi a ella sentada frente a mí, al otro lado de una mesa, en una terraza bebiendo un refresco y charlando animadamente. Dejando que sus ojos marrones hablaran sustituyendo a sus labios. Que los pocos rayos de sol que atravesaban las ramas y hojas de los árboles, convergieran en sus rizados cabellos castaños y me deslumbraran, como lo hacía cada vez que sonreía, o en cada ocasión que mencionaba mi nombre amorosamente. De nuevo su perfume me inundó como si estuviera a mi lado.


No supe que hacer. La desilusión e impotencia se adueñaron de mí, aunque no dejaron de fluir una y otra vez recuerdos. Ahora corriendo delante de mí en unos jardines, jugando como niños. Segundos más tarde su cuerpo junto al mío, abrazados. Después paseando al atardecer en una playa alicantina mientras oíamos a lo lejos una canción con un gato como protagonista. Más tarde sentada a mi lado mientras viajábamos en un coche. Comiendo y bebiendo juntos. En una piscina. Mirando el Teide. Llorando y despidiéndonos. Sus ojos ocultos tras de unas gafas de sol. Frente a un monumento. Celebrando una navidad. Toda mi vida junto a ella, pasaba una y otra vez ¿Solo por haber rozado a esa mujer un solo segundo? ¿Es cierto pues que la piel tiene memoria? ¿Un roce de mi piel con la de ella produjo tal cúmulo de recuerdos?

Lo dejé. Dejé de buscarla y me volví a casa triste. Creo que demasiado triste. Por eso he esperado a que pasaran unos días para poder escribir esta vivencia.

He pensado que tal vez deseaba recordarla durante unos momentos, quizás hoy esté más necesitado que nunca. No logré ver el rostro de la mujer aquel día, quizás no la hubiera reconocido, si hubiera sido Ella. Han pasado muchos años sin mirarnos a los ojos. Pese a ello, estoy seguro que la memoria de mi piel no me engañó y fue Ella quien por un momento rozó mi piel.

© Anxo do Rego. Agosto 2014
Todos los Derechos reservados.